Sin Celestino Corbacho, el PSC más socialista que nunca

Conocí a Celestino Corbacho en 1992. Yo tenía 23 años y ya militaba en el PSC de Sant Joan Despí, y también estaba afiliado a la UGT. En aquella época, Corbacho aún no era muy conocido, y vino al local de Sant Joan Despí a defender la reforma laboral que en aquélla época el PSOE quería aprobar: una reforma de las prestaciones por desempleo y la legalización de las ETT entre otras medidas. Algunos compañeros de la UGT nos acercamos al local donde Corbacho exponía los contenidos de esa reforma, y muchos compañeros del partido socialista manifestamos nuestro rechazo a esas medidas. Aquella reforma se aprobó, y ese hecho me hizo dudar de si yo estaba en el partido idóneo.

Pensé, como otros compañeros del partido y del sindicato, que la mejor forma de defender el socialismo no era marchándonos a otro partido, sino quedándonos en él, y seguir defendiendo desde la base las propuestas socialistas. Nuestra misión estaba clara, debíamos defender el Partido de todos aquéllos que se habían afiliado para convertirlo en otra cosa.

En estos días, pasados ya 26 años de militancia, estoy contento al ver que en el Partido Socialista nos seguimos quedando muchos militantes que seguimos trabajando por el socialismo, y haciendo frente a aquéllos que decían ser socialistas pero que defendían propuestas que nada tenían que ver con el socialismo. Por ejemplo, las bases socialistas dijimos que no había que apoyar la investidura de Rajoy, y eso llevó a que Pedro Sánchez defendiera el NoesNo, cosa que llevó a esa vieja guardia a desfenestrarle de la Secretaría General del Partido, porque defendían una gran coalición con el PP. Por ejemplo, apoyando a Pedro Sánchez para que volviera a presentarse como Secretario General y ganando esa batalla a Susana Díaz, a la que apoyaba “la vieja guardia”.  Por ejemplo, animando al diálogo con el resto de partidos hasta conseguir echar a Rajoy, sus políticas nefastas y su corrupción del Gobierno. O por ejemplo, diseñando programas electorales auténticamente socialistas, tanto para las elecciones generales, como para las europeas y las municipales.

Ahora me alegro de haberme quedado en el Partido Socialista, de haber recuperado el partido socialista para el socialismo, y de ver como parte de aquélla vieja guardia se van a otros partidos, como Celestino Corbacho, que aún viviendo en El Vendrell, nunca se pasó por la agrupación, nunca militó en El Vendrell, y ahora se ha incorporado a la candidatura de Ciudadanos en Barcelona, a la que ni siquiera el propio Corbacho podrá votar por estar empadronado en El Vendrell. Espero que los votantes vean como C’S está incorporando en sus filas lo peor de cada casa y que en su voto tengan en cuenta ese hecho.

Hoy, el PSC es más socialista que nunca. Buena suerte, Celestino!.

Baltasar Santos

Primer Secretario PSC El Vendrell

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s